SÍNTESIS ACTUALIZADA DEL CASO

SOBRE EL CASO DE LUCÍA MORETT Y LOS ESTUDIANTES MEXICANOS VÍCTIMAS DE LA MASACRE PERPETRADA POR EL EJÉRCITO COLOMBIANO EL 1 DE MARZ DE 2008 EN SUCUMBÍOS, ECUADOR.

La siguientes notas comprenden una síntesis de la situación de LUCÍA ANDREA MORETT ÁLVAREZ, de los hechos ocurridos en Sucumbíos el 1 de marzo de 2008, de la condición de víctimas de los estudiantes mexicanos en un asunto geopolítico de  grandes implicaciones y en la que hay omisiones por parte de las autoridades mexicanas para defender a los connacionales y buscar la justicia, además de una violación sistemática a los derechos humanos de Lucía.

  1. Lucía, junto con Verónica Velázquez Ramírez, Juan González del Castillo, Soren Avilés Ángeles y Fernando Franco Delgado, salió de México el 31 de enero de 2008 a Ecuador sin tener problema alguno con Migración o cualquier autoridad en el extranjero.  El propósito de su viaje era participar en un Congreso Continental Bolivariano, conocer universidades y hacer turismo.
  2. Lucía ingresó legalmente a Ecuador con la visa correspondiente y viajó libremente por ese país sin restricción alguna.
  3. Lucía visitó el 29 de febrero de 2008 un campamento de las FARC ubicado en Ecuador sin que ese hecho significara ningún delito. Es conocido que en ese sitio se trabajaba para encontrar un acuerdo humanitario y  de paz en Colombia y que otros grupos de estudiantes habían asistido a ese lugar.
  4. Lucía y los otros estudiantes acudieron a dicho campamento en su condición de civiles y como universitarios interesados en realizar investigaciones sociales, dada la naturaleza de su formación académica.
  5. Horas después de su llegada al campamento fueron atacados con bombas de fragmentación (0 30 y 3 30 am del 1 de marzo) Lucía resultó herida por esquirlas, mientras los otros mexicanos fueron asesinados.
  6. Después de un segundo bombardeo aparecieron tropas colombianas. Cuenta Lucía que llegaron disparando indiscriminadamente y sin respetar la vida de los heridos, que la encañonaron con armas largas, la amenazaron de muerte y la esposaron. En un video difundido por el gobierno colombiano (“Operación Fénix”) aparece Lucía aterrada, con ropa de civil, y desde luego, sin arma alguna.
  7. Aproximadamente 12 horas permanecieron los militares y la policía colombiana en el campamento.  Durante ese lapso Lucía fue interrogada extrajudicialmente, amenazada de muerte, sujeta a tortura psicológica, a tratos degradantes, vejaciones sexuales y, si bien recibió los primeros auxilios, estos fueron condicionados y proporcionados con negligencia.
  8. Constantemente los militares la amenazaron con llevarla a la cárcel a Bogotá, señalándole que ahí le iba a ir muy mal.
  9.  Lucía fue abandonada en la selva con riesgo de morir (Violaciones todas ellas del Tratado de Ginebra y de la Convención Internacional contra la Tortura).

10. A las 16 h de ese día 1 de marzo llegaron tropas ecuatorianas, brindándole ayuda médica a Lucía; sin embargo, sólo al día siguiente pudieron evacuarla del lugar, llegando a un centro de salud en condiciones críticas, casi 40 horas después de haber resultado herida. En ese centro en Lago Agrio, capital de Sucumbíos, mientras simulaban atenderla medicamente, Lucía fue interrogada extrajudicialmente y torturada por elementos de inteligencia militar ecuatoriana, quienes la obligaban a hacer declaraciones contrarias a su voluntad y a la verdad de los hechos. Este interrogatorio fue filmado y difundido en Colombia y en México por miembros del Yunque, antes de que las autoridades ecuatorianas –presidente, Ministro de Defensa, Fiscal general- tuvieran noticia del mismo-

11. En marzo de 2008, aún estando lucía en el Hospital Militar, fue denunciada ante la PGR en México por dos organizaciones yunquistas de Ortega Sánchez y Velasco Arzac, por terrorismo internacional, asociación delictuosa, etc. Este proceso sigue abierto y en él se denuncia a 17 mexicanos más, universitarios que incluso no viajaron a Ecuador.

12. Los representantes de las asociaciones civiles que presentaron sin bases ni elementos que la sustenten la “denuncia de hechos” contra de Lucía y otros ciudadanos han realizado una persecución en su contra incluso hasta en Ecuador presionando en todo momento a las autoridades e influyendo indebidamente en el proceso y favoreciendo con ello a Colombia. Han sido públicas además las reuniones de estos grupos con el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez en el que abiertamente se ponen de acuerdo en cómo atacar a Lucía y evitar la acción d ela justicia en su contra.

13. Lucía solicitó desde Managua, donde permaneció con la solidaridad del gobierno del Frente Sandinista desde el 16 de abril al 3 de dic. de 2008 con Refugio Humanitario, declarar en ese proceso y la PGR respondió en nov. de 2008 que “gracias, que por el momento no era necesario”.

14. A mediados de marzo de 2008 a Lucía le tomó la declaración sobre los hechos sucedidos en Sucumbíos el propio Fiscal General de Ecuador, Washington Pesántez. Quien luego de interrogarla declaró que ella era una víctima y que la justicia ecuatoriana no tenía nada en su contra.

15. Lucía, antes de salir de legalmente de Ecuador, por recomendación de ALDHU –Asociación Latinoamericana para la Defensa de los Derechos Humanos, quien la defendió en ese país, dejó constancia ante Notario Público del interrogatorio y torturas que sufrió por parte de militares ecuatorianos. Se decidió hacerlo así por el peligro de hacerlo de otra manera, ya que el propio presidente Correa señalaba que su ejército estaba infiltrado por la CIA y denunciaba posible complicidad interna en el ataque.

  1. 16.  Sobre Lucía se inició una campaña mediática basada en especulaciones, prejuicios y mentiras, ésta se extendió en contra de los estudiantes asesinados.  Sin pruebas ni fundamentos se buscó deteriorar su imagen y su condición de universitarios. La propia UNAM reprobó esas imputaciones.

17. Irresponsablemente, algunos medios de comunicación calificaron a los mexicanos de guerrilleros y delincuentes; más grave aún, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, en México señaló a los estudiantes como asesinos y narcotraficantes.  (Quien dio la orden de invadir Ecuador, arrojar  bombas y atentar contra civiles, tuvo la arrogancia de denostar a los estudiantes para evadir su responsabilidad por los homicidios).

18. Uribe se ha reunido públicamente en tres ocasiones con los yunquistas para acordar enfrentar a los estudiantes y “colaboradores de las FARC en México”, la última en nov. de 2008 con Fox en su rancho San Cristóbal.

  1. 19.  La muerte de los estudiantes y la situación que ha padecido Lucía tienen su origen en una acción totalmente ilegal del gobierno colombiano.  El ataque militar se realizó con premeditación, alevosía, ventaja y con la intención de asesinar a quienes se encontraban en el campamento.  Todo ello implicó violaciones flagrantes al derecho internacional y humanitario.
  2. 20.  Muchos gobiernos, incluido el mexicano, condenaron la invasión.  El Grupo de Río repudió la acción colombiana, aunque el reclamo correspondiente no se hizo a plenitud, dadas las gravísimas consecuencias que los crímenes, homicidios y heridas significaron.  (Calderón en abril de 2008 se pronunció públicamente, en el marco de la visita del presidente Rafael Correa a México, por la justicia. Evidentemente esto sólo quedo en una declaración.

21. En Ecuador los padres de los estudiantes mexicanos junto con ALDHU interpusieron una denuncia por la masacre. Ese proceso está congelado, por el contrario “prosperó” la indagatoria seguida contra Lucía por supuestamente “atentar contra la seguridad interna del Estado ecuatoriano”, (Delito contemplado en su Código Penal a quien participa o promueve guerrillas con la intención de desestabilizar al Estado ecuatoriano, y por el que determinaron el juez y fiscal de Sucumbíos formular el “auto de llamamiento a juicio” –orden de detención-).

22. Producto de ese proceso en julio de 2009 Ecuador solicitó la extradición de Lucía en un expediente de 1640 cuartillas en las que no hay prueba alguna de la comisión de un delito.

  1. 23.  Lucía es una testigo presencial, y su testimonio como una persona ajena al conflicto seguramente es valioso; por ello, tratarla como delincuente, o al menos mantenerla ante la incertidumbre sobre su situación legal, en los hechos favorecer a los victimarios y no a la acción de la justicia.

24. Lucía debe tener en  su país la protección y seguridad que le permitan reestablecer su vida y contar con la atención médica para afrontar el horror que sufrió. Lucía tiene todo el derecho, desde su patria, de continuar con sus actividades académicas y profesionales.

  1. 25.  A muchos mexicanos nos parece extraño que Lucía haya tenido que recurrir a la hospitalidad de otro país, Nicaragua, cuando México ha sido una tierra con larga tradición de asilo y apoyo humanitario para personas que han sufrido persecuciones y causas injustas.  La situación de Lucía desde un principio de ha politizado al judicializarse las formas de pensar, mismas que están garantizadas en nuestra propia constitución.  Los estudiantes no cometieron delitos ni asumieron posiciones violentas.

26. Después de una campaña de firmas y de difusión de prensa Lucía volvió a México el 3 de dic. de 2008 cuando consideramos que las condiciones eran favorables para su retorno. A raíz de su vuelta se recrudeció la campaña en su contra tanto en México, Ecuador y Colombia.

27. Cerremos este capítulo de esa larga noche del 1 de marzo.  Los lamentables homicidios y la violación a la integridad y los derechos humanos de Lucía no pueden ser tratados en el contexto de posiciones de fuerza o de intereses geopolíticos.  La verdad es una y es clara: los estudiantes fueron víctimas de una violencia del Estado colombiano que no debe continuar. Lucía sufre además la persecución del poder judicial ecuatoriano sin la protección de su propio Estado.

  1. 28.  Mediáticamente se habló de una posible causa legal en Colombia en contra de Lucía.  El gobierno de ese país no sólo no tiene autoridad moral, mucho menos razón jurídica para un despropósito de esa naturaleza. De la causa colombiana  nos enteramos hasta el 3 de julio de 2009 cuando ese país solicita a la INTERPOL su localización. Allí un juzgado de Bogotá la acusa de “financiación del terrorismo y delitos asociados con el crimen organizado”.

29. La SRE regresó, luego de dos meses de estudio, en sept. De 2009, el expediente a Ecuador de la solicitud de la extradición, pidiendo a ese país que complemente y perfeccione su pedido, nuestro reclamo es que debería haberla desechado por infundada. En el caso colombiano nos aseguran en la SRE que no ha habido petición formal de extradición, pero está la liberación de la ficha roja que solicitaron a INTERPOL.

30. Los padres de Lucía han tenido tres reuniones con la PGR y tres con la SRE para pedirles que desistan de los procesos internos y que rechacen las peticiones de extradición, además de recordarles la obligación de defender a los connacionales víctima de delitos en el extranjero. Su actitud ha sido la de dejar el proceso abierto y mantener el tema en función de sus conveniencias.

31. La nueva representación de Lucía en Ecuador, INRERDH. está próxima a meter la denuncia por torturas contra los militares de aquel país, a partir del estudio médico que le practicó a Lucía el CCTI Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad, basados en el Protocolo de Estambul.

  1. 32.  Expresamente solicitamos que la PGR decrete el no ejercicio de la acción penal por falta de elementos en la causa que se sigue en contra de Lucía y  otros ciudadanos más.

33. A la defensa de Lucía no sólo se han sumado legisladores, asambleístas, académicos, investigadores, intelectuales, artistas y escritores, también lo han hecho consejos técnicos, consejos universitarios y un número amplio de organismos de derechos humanos de México y el extranjero.  Existe el convencimiento de que no se puede revictimizar a Lucía ni mantener en su contra una violencia al amparo de formalidades legales.

34. La justicia por los delitos de lesa humanidad cometidos, por los crímenes contra de cuatro estudiantes y por el intento de homicidio en contra de Lucía, será un tema a largo plazo y un asunto de competencia de organismos y cortes internacionales, de hecho hay un proceso en marcha en ese sentido.

Anuncios