PALABRAS EN LA REAPERTURA DE LA “CÁTEDRA LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR” (nota e imagen de eventos pasados en el marco de la cátedra)

 “Mi tiempo está dividido en pensar, soñar y caminar y también en trabajar algo por la Patria”.

Simón Bolívar

A partir de esta frase -hace ya cuatro años- un grupo de estudiantes de esta Facultad (de Filosofía y Letras), decidimos construir un espacio que tuviera por objeto contribuir al estudio, conocimiento y difusión de la realidad histórica de Nuestra América, realidad atravesada por innumerables conflictos políticos, económicos y sociales, y por ello determinamos que este espacio guardaría un lugar privilegiado para los movimientos políticos y sociales que actúan en la región.

Inicialmente planteamos este esfuerzo, a partir de la organización de un acervo propio de materiales documentales tales como: libros, revistas, publicaciones periódicas, carteles, videos, música y documentos en general. Esto al identificar la necesidad de contar con herramientas documentales y fuentes primarias, que posibilitaran el desarrollo de investigaciones y actividades académicas para comprender de una forma  más completa la historia, la cultura, el pensamiento, y las diversas luchas populares y disputas políticas que se despliegan en esta América Nuestra. Así surgió el Centro de Documentación y Difusión, Libertador Simón Bolívar.

En aquel tiempo, consideramos que en nuestras academias y en nuestra sociedades, uno de los grandes pendientes era la apropiación de nuestra propia historia y de los aportes de nuestros próceres: Bolívar y Morelos; Sucre y Guerrero, Simón Rodríguez y San Martín; Juárez  y Martí; Flores Magón y Zapata, Sandino y el “Che”; y tantos otros que han ofrecido su vida y su pensamiento para la construcción del sueño de la Libertad, la Paz y la Justicia Social. Creemos que esto aún es así.

Por ello el trabajo de nuestra Cátedra se construyó al amparo del ideario bolivariano de la afirmación de la posibilidad y la necesidad de la unidad latinoamericana, la hermandad y la solidaridad, la determinación de liberación y el antiimperialismo.

De este modo, desde entonces y hasta ahora, la Cátedra Libertador Simón Bolívar desarrolla sus actividades como un espacio independiente que posibilita el diálogo, la discusión y la difusión, no sólo de la historia de la región, sino también,  de propuestas alternativas al proceso de globalización capitalista neoliberal que provoca pobreza, marginación, exclusión y muerte en América Latina, el Caribe y el mundo entero.

Así, esta Cátedra se desarrolló decisivamente dejando de lado cierta “asepsia académica” o academicista, que se niega a conocer, discutir y debatir sobre ciertos aspectos conflictivos de la realidad latinoamericana, como si no existieran; antes bien desde el principio las actividades se desarrollaron con tomas de posición claras y evidentes a favor de los movimientos y procesos políticos y sociales emanados de nuestros pueblos, a favor de la justicia social, la paz y la libertad. Con esto quisimos ser congruentes -y pretendemos ahora más que nunca serlo-  con otra frase que sintetiza este esfuerzo, en este caso de José Martí:

“Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar”.

Este proyecto impulsado, administrado y dirigido por estudiantes de diversas carreras, pero principalmente de Estudios Latinoamericanos, Historia, y Filosofía, quienes abrazamos y trabajamos con los principios antes mencionados y con el apoyo decidido y fraterno de muchos profesores, investigadores, estudiantes,  periodistas, activistas y representantes de muchas organizaciones sociales, pronto arrojó buenos resultados.

Desde octubre de 2004 la Cátedra Libertador Simón Bolívar ha sesionado de manera ininterrumpida, contribuyendo muy modestamente al análisis, difusión, discusión y conocimiento, tanto del ideario bolivariano, como de la realidad histórica, política, cultural, económica y social de Nuestra América. En este espacio se han privilegiado las propuestas que recuperan para el presente el legado de pensamiento y acción latinoamericanos que recrean la posibilidad de un orden social, político, económico y cultural distinto, más justo y más digno de ser vivido.

Asimismo, desde febrero de 2006, se viene consolidando un proyecto hermano de esta cátedra: el Cineclub Benkos Biohó, proyecto de ciclos de cine militante, que cosiste en la proyección y discusión de diferentes discursos fílmicos que se han producido en “situación de fuerza”, y que apuesta por la apropiación de sus contenidos más allá de un ejercicio de mero entretenimiento, es decir, se propone apreciar estos discursos como herramientas de análisis y expresión de una realidad social y política inherentemente conflictiva que reclama ser pensada y concientizada, para entonces proponer alternativas viables de solución. Este proyecto desde entonces opera de manera coordinada con los ejes temáticos de la Cátedra.

En general podemos afirmar que tanto la Cátedra como el  Cineclub han pretendido articular una alternativa de reflexión-acción que posibilite conocer las experiencias de lucha y resistencia que se han desarrollado a lo largo de la historia de Nuestra América y que propicien la vinculación solidaria con los procesos políticos, sociales y culturales que actualmente se desarrollan en Latinoamérica y el Caribe.

En días recientes, quienes fundamos y trabajamos en esta iniciativa hemos vivido los momentos más difíciles, pues nuestros compañeros: Fernando, Sören, Verónica y Juan, fueron asesinados en Ecuador, por bombas “inteligentes” del ejercito colombiano, en una acto de guerra ilegal que violó la soberana de un estado ajeno al conflicto y en el cual se perpetraron crímenes de lesa humanidad; en esa acción también resulto herida nuestra compañera Andrea, coordinadora de esta Cátedra.

Por si eso no fuera suficiente, la ultraderecha retardataria y primitiva de nuestro país, azuzada por el gobierno oligárquico y narco-paramilitar colombiano pretende criminalizar nuestras actividades. Hemos sido acusados y estamos siendo investigados por cargos mandases, ridículos y carentes de toda lógica: terrorismo, terrorismo internacional, apología del delito y los que resulten. Por su lado, el poder ejecutivo de nuestro país, antes de condenar el asesinato de nuestros compañeros y las heridas de nuestra compañera ha optado por investigar a nuestros compañeros sobre posibles delitos cometidos en el extranjero y a nosotros por delincuencia organizada.

A pesar de estas desfavorables condiciones, a todas luces atentatorias de la libertad de pensamiento y de expresión;  y ante el clima de satanización, de linchamiento mediático y persecución, rendimos un muy sentido homenaje a nuestros compañeros, quienes trabajaron decidida y consecuentemente con los principios que rigen esta Cátedra.

Del mismo modo es nuestro deseo expresar nuestro apoyo y solidaridad a los padres y familiares de nuestros compañeros en su exigencia de justicia; y un agradecimiento a todos aquellos quienes decididamente se han pronunciado, se han movilizado y a quienes  nos han trasmitido fraternalmente su solidaridad y su apoyo.

Queremos concluir con otra frase de Bolívar:

“Mi único amor siempre ha sido el de mi patria, mi única ambición su libertad.

Los que me atribuyen otra cosa, no me han conocido nunca.”

En su memoria.

¡NO a la criminalización de la conciencia y la solidaridad…           por nuestros compañeros, ni un minuto de silencio!

Anuncios