De Naranjo en México…

La ingerencia e influencia de la extrema derecha colombiana en México era evidente desde la llegada del panismo al poder en el año 2000. A partir del gobierno de Vicente Fox, las presiones del gobierno de Álvaro Uribe generaron un cambio en la política exterior mexicana, sometiéndola abiertamente a los intereses de Estados Unidos. En 2008, luego del ilegal e ilegítimo bombardeo de Colombia contra territorio de Ecuador, la presencia y actividades de espionaje por parte de policías colombianos en México fue reconocida por el entonces embajador Luis Camilo Osorio. No conformes con ello desde 2009 Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, responsables máximos de los crímenes cometidos en Sucumbíos, se han presentado en varias ocasiones en México para hablar de “valores de convivencia” o para recibir las llaves de la capital, como “visitantes distinguidos”.

El anuncio de la relación entre Oscar Naranjo y Enrique Peña Nieto gane o no gane, es preocupante. Asesorarse por uno de los artífices de la violacion a la soberanía de países hermanos, del asesinato y desaparición sistemáticos de opsitores, campesinos, sindicalistas, estudiantes, es digno de criminales como el mismo Peña Nieto, quien ha corroborado su afinidad con Naranjo, en su actuación contra los campesinos de San Salvador Atenco.

Naranjo declara que no intervendrá en las elecciones ni en la política mexicana, sin embargo, se ha reunido antes, en territorio mexicano con Vicente Fox, Camilo Osorio, Álvaro Uribe y Antonio Ortega, para consiprar contra ciudadanos mexicanos, entre ellos contra Lucía Andrea Morett Álvarez (https://portiluciamorett.wordpress.com/2012/05/08/de-los-perseguidores-de-lucia-video/). Naranjo también es cómplice del homicidio de los mexicanos Fernando Franco, Verónica Velázquez, Sóren Aviles y Juan González.

La presencia de Oscar Naranjo y lo que representa, en la política mexicana, es una lamentable noticia para los defensores de derechos humanos, organizaciones sociales, campesinas y estudiantiles, así como para la soberanía de México.

Anuncios