ELLOS NO ESTAN MUERTOS, NOSOTROS NO ESTAMOS VIVOS

Hace 44 meses fuimos asesinados en Sucumbíos, Ecuador, éramos jóvenes inquietos, estudiantes universitarios y del politécnico, solidarios con el dolor del pueblo latinoamericano. Éramos cinco compañeros, amigos, sólo Lucía Morett logró sobrevivir, pero ahora ella es perseguida, cuando ella es víctima y  no culpable de ningún delito, pero la persiguen y tiene que estar lejos de su vida, de su familia, de sus amigos y de su escuela.

Nosotros ya no estamos aquí, en este mundo, pero nuestros padres, familiares, amigos y compañeros han iniciado una lucha por justicia, porque aquellos que nos asesinaron sean castigados y paguen por sus delitos, ya que no sólo somos los únicos, ellos tienen muchos crímenes que pagar porque han matado a muchas personas, porque han dañado a muchas familias… pero lo que queremos contarles en este pedazo de papel es nuestra historia.

   Soy Verónica, nací el 4 de septiembre de 1977, mi Papá era plomero y mi Mamá ama de casa. Vivía por el rumbo de Ecatepec y mis días pasaban como los de cualquier habitante del Estado de México que debe trasladarse por largas horas hacia el D.F., para ir a estudiar o trabajar. Vivía en una colonia popular como el grueso de la población y estudiaba en la Facultad de Filosofía de la UNAM, además de trabajar vendiendo aretes que yo hacía para no ser una carga más en mi casa, para mi Mamá que ahora tenía que resolver los problemas económicos pues hacía poco tiempo mi Padre había muerto.

En la Facultad yo era una estudiante buena, me gustaba cumplir y sobretodo participar en trabajos que apoyaran a los sectores más vulnerables. Alfabetizaba, formaba grupos de estudio, participaba en obras de teatro, etc., mis amigos, junto con ellos me fui a Ecuador para participar en el Congreso Continental Bolivariano donde participaron estudiantes de otros países, salimos de México a principios de Febrero de 2008 y estuvimos participando en diferentes foros con ponencias, también hicimos un poco de turismo para conocer la ciudad de Quito y lo que se pudiera ya que nuestros recursos económicos eran limitados. Durante el desarrollo del Congreso recibimos la invitación para visitar un campamento que estaba en ese momento en Sucumbíos, Ecuador.

   Mi nombre es Juan, nací el 16 de abril de 1979, fui hijo único de Álvaro maestro y Rita empleada. Vivía en Tlatelolco, pertenecía también a la clase popular, fui muy sensible a las desigualdades sociales por eso estudiaba en la UNAM la carrera de Estudios Latinoamericanos para entender cómo América Latina es tan abundante y sus habitantes son tan pobres y sus gobiernos tan abusivos y miserables.

Viajé a Ecuador igual que mis amigos, con mis documentos en orden y con mis propios medios económicos que conseguimos los cinco haciendo algunas rifas y coperacha con los familiares. Fui de Quito para Sucumbíos con mis amigos que cariñosamente me decían Juanito, llegamos tarde al campamento, cansados, como me gustaba mucho la música y el baile me interesaba en especial ver y convivir en ese lugar para saber qué música y bailes son usuales en la guerrilla, pues serían materiales para mi tesis que estaba escribiendo en ese momento, sin saber que no la terminaría. Ya en el campamento nos asignaron un lugar donde dormir, nos dieron un poco de comida, pensando en todo lo que haría al día siguiente estaba inquieto pero el sueño me venció pues me encontraba muy cansado…

   Yo Soren, nací el 19 de septiembre de 1978, mi Padre es maestro de primaria, mi Madre dedicada al hogar viví en la GAM, como le dicen a la delegación Gustavo A. Madero. De mis Padres tuve una formación llena de generosidad y valores, estudié el bachillerato en el CECyT 13 donde estuve becado y terminé mis estudios de licenciatura en el Poli, donde posteriormente también di clases pues mi situación económica era difícil como la de cualquier ciudadano de este país.

Yo era un muchacho como cualquiera, tenía sueños, novia, era juguetón y bromista y me interesaba apoyar a la gente que era y venía del mismo lugar que yo. También viajé a Ecuador y posteriormente a Sucumbíos  junto con mis amigos para realizar una investigación de campo y estar en ese campamento de la guerrilla que además supimos era un campamento con fines diplomáticos y contaría con la visita de delegados internacionales, de países chilenos, argentinos, franceses, etc, mis amigos y yo platicamos para decidir al fin hacer la visita y entrevistar a los miembros de la guerrilla más vieja de América Latina, las FARC.

   Yo, Fernando, nací el 20 de diciembre de 1979 en el D.F. y compartí mis días con los habitantes de Iztapalapa, sí, donde crucifican a Jesús cada año en Semana Santa. Entre los ires y venires de la familia estudié el bachillerato con beca en el CECyT 13, luego entré con beca del 100% a la Ibero, pero no me gustó la diferencia de clases sociales y me fui a la UNAM para estudiar filosofía.

Me gustaba la poesía, la música de trova, también el Huapango, leer y disfrutaba mucho una buena comida. Fui solidario y generoso con los que tenían menos fortuna que yo. En algún momento de mi vida,

como a los 5 años, quería ser sacerdote, jajaja, bueno también me fui a Ecuador y luego a Sucumbíos con mis compañeros y amigos que de cariño me decían Chac.

Nos fuimos Vero, Juanito, Soren, Andrea y yo, todos participamos en el Congreso Continental Bolivariano donde recibimos la invitación para visitar un campamento guerrillero en Sucumbíos, Ecuador, cosa que nos entusiasmó mucho pues nos ofrecía una oportunidad única para enriquecer nuestras tesis, conocer y hablar con esas gentes, saber de su pensamiento, sería una experiencia difícil de repetir.

Estamos ahí los cinco, dispuestos para dormir, más nunca imaginamos sería el sueño eterno, ya que Álvaro Uribe ex presidente de Colombia ordenó un cobarde bombardeo invadiendo el territorio de Ecuador, con todo el dolo y ventaja de su lado, pues los que estábamos de visita éramos estudiantes mexicanos, no militares, guerrilleros o terroristas armados y entrenados para combate.

Así dormidos fuimos bombardeados en dos ocasiones, llegando el Ejército colombiano después por tierra para darles el tiro de gracia a los que estaban aún con vida, es así como ese 1° de marzo de 2008 fuimos brutalmente asesinados en Sucumbíos.

Si quieres saber más sobre nuestra historia, puedes escribirnos a:

sucumbiosmarzo08@yahoo.com.mx

portilucia@gmail.com

o visita en internet nuestros blogs:

http://asociaciondepadresyfamiliares.blogspot.com

http://xlucia.blogsome.com

 

Anuncios